Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 1988
Arqueología

Los comienzos de la agricultura en el noroeste de Europa

Hace 8000 años, la agricultura se extendió desde el Este de Europa hacia el norte y el oeste. Los mapas de distribución de yacimientos de la edad de Piedra están revelando cómo se produjo esa "invasión".

¿Cómo llegó la agricultura al norte de Europa? Desde hace algún tiempo se conocen las líneas generales de ese acontecimiento. Poco después del 6000 a. de C., los portadores de la Cultura de la Cerámica de Bandas empezaron a moverse desde la Europa del este hacia el norte y el oeste, llevando consigo un modo de vida basado en el cultivo de la tierra. Pero el cuadro pormenorizado de esa "invasión" ha cambiado radicalmente en los años últimos. En la década de 1970 admitíase todavía que la Cultura de la Cerámica de Bandas se había difundido de modo relativamente uniforme, remontando las cuencas de los principales ríos en fajas lineales. Hoy sabemos que el mecanismo no fue ni lineal ni uniforme. Por el contrario, las estaciones de la Cerámica de Bandas se agrupaban en "células de poblamiento", es decir, densas aglomeraciones de aldeas que formaban las unidades básicas de poblamiento. Algunas de esas células perduraron hasta poco antes de la era cristiana.
Uno de los principales instrumentos utilizados en la revisión ha sido el mapa de distribución. Considerados antaño como poco más que un medio de localizar estaciones, se les reconoce ahora una gran riqueza de posibilidades. Los mapas en cuestión no sólo han servido para demostrar la existencia de células de poblamiento, sino también para revelar cambios sorprendentes en épocas posteriores del Neolítico (el período asociado con la introducción de la agricultura). En el Neolítico inicial —la fase de la Cerámica de Bandas—los yacimientos tendían a encontrarse en el fondo de los valles fluviales. A partir de allí subían al borde de la meseta situada sobre el valle, y después a la meseta misma. Esos cambios se acompañaban de transformaciones técnicas y sociales importantes, que se están perfilando por vez primera merced al empleo del, un tiempo humilde, mapa de distribución.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.