Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 1995
Medicina

Fisiología de la enfermedad por descompresión

La exposición a altas presiones puede dañar el organismo y producirle incluso la muerte. Poco a poco, los fisiólogos van desentrañando los mecanismos subyacentes.

Aquella madrugada del verano de 1988, el helicóptero bajó en picado de un cielo negro de azabache. Lo aguardaba una camilla de nuestro servicio hiperbárico del hospital clínico de Duke en Durham. El paciente, un abogado de 42 años que estaba de vacaciones, presentaba un exantema en el abdomen y sopor. Por lo que conocíamos ya de su caso, sospechábamos que también tenía burbujas en el cerebro.

Siete horas antes, al final de la tarde, había vuelto a superficie después de su segunda inmersión diaria y se sentía bien. Cuarenta y cinco minutos más tarde desarrolló cefalea y empezó a encontrarse mareado, con problemas para andar y una suerte de hormigueo en el abdomen. Su visión, según sus propias palabras, comenzó a "obnubilarse". Sintió náuseas. De vuelta al hotel, se perdió, empezó a hablar de un modo ininteligible y, durante un rato, no reconoció a su novia.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.