El final del eón proterozoico

Hace unos 800 millones de años, la Tierra entró en un período de cambios tectónicos y ambientales. Aumentó por entonces la concentración de oxígeno, lo que a su vez pudo haber abierto la puerta a los animales de cierta talla.

La vida lleva alentando en la superficie de nuestro planeta casi cuatro mil millones de años. Mucho más reciente, sin embargo, es el origen de las plantas y animales que definen nuestra existencia cotidiana. Los antepasados de los árboles y de los animales terrestres modernos colonizaron la tierra emergida hace sólo unos 450 millones de años. En los océanos, el registro animal se dilata bastante más, si bien los invertebrados macroscópicos no aparecen allí hasta hace unos 580 millones de años (es decir, cuando la historia de la vida llega al 85 por ciento de su recorrido hasta hoy). Los animales más antiguos, la fauna ediacarense (en alusión a las colinas de Ediacara, en Australia meridional), han intrigado a los paleontólogos desde su descubrimiento hace más de medio siglo [véase "La radiación de la vida animal", de Mark A. S. McMenamin; lNVESTIGACION Y CIENCIA, junio de 1987].

La edad, jovencísima, de los fósiles abre varios interrogantes del máximo interés. Si la vida es tan antigua, ¿por qué tardaron tanto en aparecer los animales? ¿Por qué, una vez establecido el programa básico de la vida, demoraron su presencia más de tres mil millones de años? ¿No será, acaso, que el registro fósil es engañoso? ¿No podrían los animales ser más antiguos de lo que el registro sugiere?

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.