Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 1991
Astronomía

Origen de los asteroides

Las pulgas del espacio de nuestros antepasados esconden las claves que nos permiten conocer la formación del sistema solar. Son restos de un planeta que nunca llegó a constituirse.

En su destino hacia Júpiter, lleva la sonda Galileo unos refinados sensores; entre ellos, un espectrómetro cartográfico, un radiómetro y un fotopolarímetro. Se incorporaron para investigar, entre otros, un cuerpo de 12 kilómetros de diámetro, en forma de tubérculo: 951 Gaspra, uno de los varios miles de asteroides que hay camino de Marte a Júpiter. Los asteroides, las "pulgas del espacio" menospreciadas por nuestros antepasados, guardan en su entraña abundante y valiosa información de interés científico y pragmático.

Veían los astrónomos, en esos pequeños mundos, los restos de un planeta hecho añicos. La verdad es que los asteroides son los restos de un planeta que nunca llegó a formarse. Por ello mismo, son testigos de excepción de la naturaleza de un proceso mal conocido, el que creó los planetas. Nos hablan también de las condiciones que rodearon al primitivo sistema solar.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.