El nacimiento de la civilización maya

No surgió de repente, como se creía hasta hace poco, sino que fue un proceso gradual. La civilización se había afianzado mucho antes del comienzo del período clásico, en el año 300 de nuestra era.

¿Cómo surge una gran civilización? ¿Emerge en plena madurez tras un simple período de transformación cultural o es el florecimiento final de un largo proceso al que da lugar la paciente acumulación de múltiples transformaciones? Estos son los dos extremos de un amplio abanico de posibilidades. Aunque admitamos que la visión que los especialistas tienen de una cultura cambie de posición de vez en cuando, de modo casi imperceptible, dentro de esa gama, parece inverosímil que la opinión formada de una cultura pueda moverse de un extremo a otro del espectro. Sin embargo, esto es exactamente lo que ha ocurrido en el caso de la civilización maya. Y lo que resulta todavía más destacable es que ese cambio, que constituye una verdadera revolución en nuestros conocimientos acerca de los orígenes de la civilización maya, se ha producido en poco más de una década.

Desde hace tiempo resulta claro que los mayas, que ocuparon la península de Yucatán además de parte de Belize, Guatemala, El Salvador y Honduras, desarrollaron una de las civilizaciones más complejas de cuantas existieron en toda la América indígena. En su época de máximo esplendor durante el período Clásico (desde aproximadamente el año 3000 al 900 d.C.), la sociedad maya estaba muy estratificada, con un gobernante situado en la cúspide de una pirámide formada por seis o siete clases sociales nítidamente definidas. Disponía de una compleja cosmología en la que tenían cabida los dioses, las fuerzas de la naturaleza y los antepasados. Contaba con un elaborado calendario que proporcionaba la estructura adecuada a los acontecimientos rituales e históricos. Los rituales se celebraban en centros ceremoniales que constituían el corazón de las grandes ciudades. Esta superestructura cultural descansaba sobre el cultivo del maíz y se habían desarrollado técnicas que permitían la explotación de las tierras pantanosas y las escarpadas laderas de los montes.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.