Eficacia terapéutica de los interferones

Aunque no han resultado ser la panacea que se esperaba, se acude a los interferones en el tratamiento de enfermedades infecciosas y ciertos tumores.

En 1957, Alick Isaacs y Jean Lindenmann, del Instituto Nacional de Investigaciones Médicas de Londres, realizaron un descubrimiento que marcó época. Sabían que, cuando un virus colonizaba las células de un animal o de una placa de cultivo, la invasión bloqueaba la maniobrabilidad infectante de otros virus no emparentados. Era previsible que el sistema inmunitario del organismo, si no estaba afectado, repeliera ulteriores ataques del virus original. Pero, ¿cómo adquirirían las células resistencia ante virus que ni siquiera guardaban relación de parentesco con el primero?

Isaacs y Lindenmann demostraron que la responsable era una sustancia segregada por las células infectadas. La llamaron interferón. Demostraron también que el agente, una proteína, no interaccionaba directamente con los virus; antes bien, inducía la producción en las células enfermas (y sus vecinas) de otras proteínas que impedían la replicación de los virus invasores.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.