Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Julio 2014Nº 454

Cosmología

¿Inflación o polvo?

Dos estudios recientes señalan una posible explicación alternativa a los datos de BICEP2.

Menear

Los resultados anunciados en marzo por la colaboración BICEP2 resultan compatibles con la huella dactilar que la inflación cósmica podría haber dejado en el fondo de microondas. De confirmarse, nos hallaríamos ante un descubrimiento histórico. Pero ¿admiten los mismos datos una explicación más prosaica?

A finales de mayo, los investigadores de la Universidad de California Michael J. Mortonson y Uroš Seljak publicaron en el repositorio de artículos científicos arXiv un análisis que ponía en duda la interpretación de los datos en términos de ondas gravitacionales primigenias. Días después, Raphael Flauger, del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, y sus colaboradores hacían público, también en arXiv, otro estudio con conclusiones similares. Twitter y numerosos blogs de investigadores y aficionados a la cosmología se han llenado de discusiones al respecto. Examinemos por qué.

Después de todo el esfuerzo invertido en detectar la —diminuta— señal de polarización de los modos B en el fondo de microondas, el trabajo aún no ha concluido. Ahora empieza otro: el de interpretación de los resultados. El gran problema se debe a que la Vía Láctea contiene polvo cósmico, electrones libres y un campo magnético propio, una combinación de factores que produce emisión polarizada en las mismas frecuencias en las que se observa el fondo cósmico de microondas.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados