Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La irrupción de las masas y la sabiduría colectiva

Sugerencias de la filosofía para las ciencias sociales.

CORTESÍA DE J. FRANCISCO ÁLVAREZ

Con excesiva frecuencia la filosofía se ha acercado a las ciencias sociales exhibiendo credenciales históricas para intentar disputarles el espacio de reflexión sobre la acción humana —espacio que en realidad comparten—, para recordarles la necesidad de una adecuada teoría de la acción social o bien para criticarles su supuesta falta de cientificidad. Así, la psicología, la sociología, la ciencia política, la antropología y la economía serían vistas simplemente como disciplinas intrusas en los asuntos específicamente humanos, cuyo estudio correspondería de manera prioritaria a la filosofía.

Sin embargo, es más apropiado plantearse la tarea filosófica como algo más modesto, aunque no menos importante y exigente: como una reflexión sobre las prácticas de la ciencia, sobre sus mecanismos explicativos y sobre las herramientas que utilizan para lograr conocimiento. En definitiva, la filosofía de las ciencias sociales intenta analizar de forma crítica y positiva lo que son realmente las ciencias sociales, en vez de estipular lo que deberían ser.

En mi opinión, el cambio más radical que se está produciendo actualmente en las ciencias sociales proviene de transformaciones muy profundas en su objeto de estudio y en las técnicas de investigación utilizadas. Siempre se ha discutido qué métodos fiables pudieran ser interesantes para el estudio de los grupos sociales y de los seres humanos en sociedad. Según John Stuart Mill, estos deberían inspirarse en las ciencias naturales. Como afirmó en su Lógica de las ciencias morales (1843), «el atraso de las ciencias morales solo se puede remediar aplicándoles los métodos de las ciencias físico-naturales, adecuadamente ampliados y generalizados». Hoy en día, me parece importante constatar que se están buscando mecanismos para extender los procedimientos de las ciencias naturales, de modo que nos permitan avanzar en los objetivos de las ciencias sociales.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.