Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La invención más humillante de la cultura libresca es, sin duda, el marcapáginas. Por sí solo demuestra que, cuando se vuelve al libro abandonado, uno no es capaz de distinguir las páginas leídas de las que no lo están. ¿De qué nos sirvió el esfuerzo?

Siguiendo el mismo principio, ¿no debería haberse inventado el marcatartas, objeto que permitiría distinguir al primer vistazo la parte ya comida de una tarta?

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.