Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2000
Química

Las tinturas naturales

Sustituidas por los colorantes artificiales desde hace un siglo, las tinturas naturales vuelven a despertar el interés de industriales, químicos y arqueólogos.
En 1856, el joven químico inglés William Perkin se propuso fabricar un medicamento contra la malaria a partir del alquitrán de hulla. Fracasó en su intento. Sólo consiguió una sustancia violácea. El producto, la malveína, iba a iniciar una larga serie de colorantes artificiales que terminarían por sustituir a los naturales.
Antes de este acontecimiento fundamental en la historia de los tintes, para comunicar a las fibras textiles diversos colores estables y diferentes de los que tienen por naturaleza, las tinturas eran de origen vegetal y animal. Estos colorantes diferían de los utilizados en pintura en que, amén de adherirse a una superficie, debían ser solubles a fin de impregnar íntimamente las fibras.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.