Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Junio 1997Nº 249

Ecología

La controvertida gestión de la pluviselva tropical

Lo que menos podría esperarse: las medidas acometidas para equilibrar la explotación sostenible no consiguen reconciliar la conservación de las especies con la explotación de maderas tropicales.
Menear
Para quienes hemos dedicado nuestra carrera al mantenimiento de la biodiversidad y del esplendor natural de los bosques del planeta, la incesante destrucción de la pluviselva tropical es un motivo de continua inquietud. En esos lugares de vida exuberante medran una flora y una fauna variopintas, que la ciencia apenas conoce en una pequeña fracción. Pese a ello, la deforestación tropical avanza inexorable y a una escala desmesurada. Mucho tiene en ello que ver la tala generalizada de maderas preciosas.
En su empeño por invertir esa fatídica tendencia, los conservacionistas se han guiado por la tesis aceptada de una explotación maderera reglamentada, una suerte de transacción entre la conservación absoluta y la tala libre. La gestión forestal es una estrategia atractiva porque, en teoría, armoniza los intereses económicos del sector con las exigencias de la conservación. En la práctica, la gestión viable requiere moderación en la tala de árboles y, a la vez, promover su sustitución mediante la plantación de pimpollos o la regeneración natural de las especies explotadas.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados