Islas de estabilidad

La síntesis del elemento 114 corroboró que en el mar de los efímeros núcleos superpesados emerge una isla de estabilidad nuclear.
Con la creación del elemento neptunio en la primavera de 1940 comenzó el fascinante viaje de los químicos hacia una tierra desconocida. En ese mundo transuránico, donde los núcleos tienen más protones que los 92 del núcleo del uranio, los átomos exhiben propiedades insólitas o exclusivas. Esos elementos pesados, con tantos electrones, nos han proporcionado conocimientos preciosos acerca de la disposición de los electrones en los átomos y en los enlaces químicos. Los elementos tienen, además, aplicaciones técnicas que van de las armas nucleares a los detectores de humos.
Por ahora esta investigación ha producido 23 elementos nuevos, cuyos núcleos atómicos alojan más protones que los átomos de uranio. De esos 23, sólo los dos más "ligeros" -el neptunio y el plutonio- existen en la naturaleza.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.