Fragancia antimosquitos

Descifrado el secreto de un repelente natural de estos insectos.

El pelitre dálmata produce un potente repelente. [GETTY IMAGES]

Las enfermedades transmitidas por los mosquitos matan a cerca de 700.000 personas cada año, de modo que es posible salvar vidas con la aplicación de repelentes. Uno de ellos es el piretro, extracto de la flor del pelitre de Dalmacia (Tanacetum cinerariaefolium) que viene usándose desde hace milenios. Un nuevo estudio publicado en Nature Communications revela al fin el mecanismo de acción del piretro, basado en dos componentes que actúan sinérgicamente para disuadir a estos molestos intrusos.

Ke Dong, neurotoxicóloga de la Universidad Duke y coautora del estudio, señala que los mosquitos suelen adquirir resistencia a los repelentes con el tiempo, por eso «hay que andar siempre en busca de alternativas que sustituyan las disponibles». Y conocer los mecanismos de acción de los repelentes ayudaría. «Por fin comenzamos a saber cómo un repelente natural que se usa en todo el mundo impide que los mosquitos piquen, y eso es una gran noticia.»

Dong y sus colaboradores fijaron minúsculos electrodos a las quetas, o pelos, de las antenas de los mosquitos para observar los efectos del piretro. De ese modo midieron la reacción de los insectos a los repelentes, al nivel mismo de los distintos receptores olfativos ubicados en las neuronas. Numerosos tipos de mosquitos que son vectores de enfermedades poseen más de un centenar de ellos, pero los autores descubrieron que el piretro activa un receptor en concreto, el Or31, y comprobaron que la sustancia no ahuyenta a los mosquitos que han sido privados de ese receptor mediante técnicas de genomodificación.

Dong explica que, a diferencia de muchos otros receptores olfativos, el Or31 parece ser exclusivo de los mosquitos patógenos. Además, numerosos repelentes naturales —pero no el piretro— actúan activando varios receptores olfativos, y todavía se sabe muy poco sobre el modo en que operan esos otros receptores. En vista de todos estos factores, los científicos plantean la posibilidad de que el Or31 pudiera servir como diana universal para la creación de repelentes más eficaces.

El equipo también recurrió al análisis químico para determinar el modo en que dos componentes moleculares del piretro, el E-beta-farneseno (EBF) y la piretrina, desencadenan la respuesta de repulsión. Los experimentos con mosquitos vivos enseñan que ambos funcionan mejor combinados: el EBF activa el Or31 y las piretrinas potencian la acción repelente al intensificar la transmisión nerviosa.

Dong y sus colaboradores planean investigar los circuitos nerviosos que explican la acción repelente del piretro y de otras sustancias naturales parecidas. También seguirán ensayando otros posibles repelentes, como el componente principal del aceite de citronela, que también activa el Or31.

Christopher Potter, neurocientífico de la Universidad Johns Hopkins y especialista en el olfato de los insectos, ajeno al estudio, afirma que los hallazgos tal vez sirvan algún día para crear «superrepelentes». A su juicio, averiguar exactamente de qué neuronas depende la respuesta de los mosquitos a ciertos olores podría revelar nuevos modos de modificar su comportamiento. «Quizá un día descubramos cómo agudizar aún más ese dial o cómo engañarlo para provocar aversión a otros olores, como los que normalmente les atraen hacia nosotros.»

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.