Wikimedia Commons/Hernán Colombo/CC-BY-SA-3.0

A lo largo de los últimos años, los investigadores mexicanos se han convertido en los líderes mundiales en la creación de medicamentos para el tratamiento de picaduras de arañas y serpientes venenosas. Varios de sus remedios están consiguiendo la aprobación de la Agencia Federal de Fármacos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), así, por ejemplo, el antisuero para el veneno de escorpión Anascorp, aprobado por la FDA en 2011, o unos antídotos para el veneno de la araña viuda negra, cuyos ensayos clínicos se hallan en una fase avanzada.

Los antisueros están entre los medicamentos más antiguos del arsenal farmacéutico. Los primeros se elaboraron a finales del siglo XIX en el Instituto Pasteur, de Francia, y desde la década de 1930 la compañía farmacéutica Merck los fabrica para las picaduras de la viuda negra. Merck, sin embargo, limitó su distribución en el año 2009, debido a los efectos secundarios y a las reducidas ventas. Los compuestos que contrarrestan el veneno de escorpiones y serpientes también han sufrido una cierta escasez. El equipo de la Universidad Autónoma de México dirigido por el biólogo molecular Alejandro Alagón ha desarrollado ahora una nueva generación de antisueros, más segura y cuya producción resulta más barata.

El método está basado en el del siglo XIX: se inyecta el veneno en animales que tienen fuertes defensas naturales contra la toxina. Después, se recogen y se purifican los anticuerpos, moléculas con forma de Y que unen su extremo bifurcado al veneno y lo neutralizan. En el caso de los anticuerpos que contrarrestan las picaduras de la viuda negra, la parte inferior de la Y puede interactuar con el cuerpo humano y provocar una reacción negativa que, en raras ocasiones, tiene un resultado letal. Aunque estos efectos secundarios son poco frecuentes, muchos médicos prefieren no utilizar el antisuero de Merck. Las picaduras de la viuda negra causan dos días de dolor que deja baldado, pero no suelen resultar letales, de manera que a menudo solo tratan los síntomas.

Alagón y su equipo perfeccionaron la antigua fórmula eliminando químicamente la parte inferior del anticuerpo del antisuero, lo que convertía la Y en una V y reducía así el riesgo de efectos secundarios. Alagón afirma que la nueva fórmula para picaduras de la viuda negra es más segura que la antigua y más barata que una estancia en el hospital, ya que puede eliminar los síntomas en treinta minutos.

Como la producción de los nuevos antisueros resulta bastante barata, el laboratorio de Alagón cree que su precio podría ser asequible en África, donde muchas empresas farmacéuticas no ven que haya un mercado para este tipo de productos.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.