Unidad móvil de rayos X alemana de uso militar en la Gran Guerra, 1915. [SCIENTIFIC AMERICAN SUPPLEMENT, VOL. LXXIX, N.o 2042, 20 de febrero de 1915.]

Febrero 1965
Experimentos a escala planetaria
«El informe sobre la Ciencia en el Fomento del Bienestar Humano, del Comité de la Asociación Americana para el Progreso de la Ciencia, titulado La integridad de la ciencia, se mostró especialmente crítico con respecto a la incapacidad de evaluar antes de tiempo los efectos generales de los experimentos científicos y las innovaciones tecnológicas. En ese terreno, citó el uso extendido de pesticidas y detergentes sin comprobaciones preliminares sobre sus consecuencias en la contaminación ambiental. De similares críticas fueron objeto dos importantes proyectos militares americanos: el Proyecto Starfish, una explosión nuclear a gran altura sobre el océano Pacífico, y el Proyecto West Ford, que trata de poner en órbita millones de minúsculas agujas de cobre que harían de reflector para las comunicaciones militares. En palabras del comité, "la ciencia ha desarrollado unos poderes de una intensidad y a una escala mundial sin precedentes. El planeta en su totalidad puede servir hoy de laboratorio".»

Febrero 1915
Teléfono de costa a costa
«Hace treinta y nueve años, en su dormitorio de una pensión de Boston, Alexander Graham Bell asía un tosco transmisor telefónico y exclamaba: "Señor Watson, venga aquí; le necesito"; Thomas A. Watson, al otro extremo del cable en la habitación contigua, oía la primera frase jamás transmitida por teléfono y, rebosante de emoción, irrumpía en el dormitorio para felicitar a su socio. La semana pasada, el doctor Bell, a través del mismo cable, y con una réplica del viejo aparato, volvía a llamar al señor Watson. Pero esta vez Bell estaba en Nueva York, en el despacho del presidente de la Compañía Estadounidense de Teléfono y Telégrafo, y todo un continente lo separaba de su antiguo socio, en San Francisco.»

Sol desconcertante
«Se han presentado tres hipótesis diferentes para explicar cómo el Sol ha estado durante siglos emitiendo sustancialmente la misma cantidad de calor; a saber, por reacción química, por energía intraatómica (como la que exhibe el radio) y por atracción gravitatoria. Unos cálculos precisos basados en datos recientes parecen señalar que la última teoría, propuesta por Helmholtz, es la más defendible. Puede calcularse que la energía producida por cuerpos que caen en la superficie del Sol es cuatrocientas veces inferior a la necesaria para mantener el calor solar. Por tanto, solo queda una hipótesis: que el calor se genera por la contracción del propio astro; y solo eso puede y debe responder por todo el calor que irradia.»

Los rayos X en campaña
«Aunque el trabajo con rayos X se haya convertido, incluso en épocas normales, en una ayuda tan valiosa para los profesionales de la medicina que ningún hospital moderno pueda pasar sin ella, en la guerra resulta aún más útil y necesaria. De este modo, siempre que haya que averiguar la forma y la posición de un proyectil en el cuerpo de un paciente, la fotografía de Röntgen proporcionará en poco tiempo toda la información deseada. Se han perfeccionado equipos móviles de radiografiado (véase la ilustración) para hospitales del ejército instalados en lugares de acampada, que generalmente permanecen estacionados durante algún tiempo. Además del generador de rayos X, esos equipos incluyen un generador de corriente, casi siempre una dinamo de gasolina, al objeto de independizarlos de otras fuentes de electricidad. —Del corresponsal en Berlín de Scientific American

Febrero 1865
Vacas contra la viruela
«En Nápoles obtienen la vacuna directamente de la vaca. El asunto ha sido tomado en serio en París y se estima que puede dar lugar a un buen negocio. Cada vaca, se dice, produce 100 pústulas; a 5 francos la unidad, ello rinde 500 francos, sin que el animal se devalúe en absoluto. Esta práctica se recomienda encarecidamente porque garantiza la seguridad de que no se transmite otra enfermedad junto con la vacuna. La viruela está muy extendida en París y sus alrededores, por lo que la ciudadanía es presa de un gran desasosiego.»

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.