Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Alivio para el puerperio

Un nuevo fármaco serviría para tratar una forma común de depresión que surge tras dar a luz.

GETTY IMAGES

La depresión puerperal afecta a entre el 10 y el 20 por ciento de los casi cuatro millones de mujeres que cada año son madres en Estados Unidos. El trastorno puede interferir con el vínculo que une a la madre con su hijo y poner en riesgo el desarrollo de este hasta la adolescencia. No existe tratamiento específico, pero ahora un medicamento nuevo podría cambiar esta situación.

«Es realmente importante diagnosticar a las mujeres [deprimidas] para poder tratarlas con premura», asegura Samantha Meltzer-Brody, directora del Programa de Psiquiatría Perinatal en el Centro de Trastornos del Humor Femenino de la Universidad de Carolina del Norte. Recientemente ha realizado ensayos con el medicamento, el cual actúa sobre ciertos cambios hormonales en las nuevas madres.

Muchas puérperas aquejadas de este tipo de depresión reciben antidepresivos convencionales, como los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina, entre ellos el Prozac. Aun así, no está claro que sean eficaces, pues existe la sospecha de que el neurotransmisor en cuestión, la serotonina, puede desempeñar un papel secundario en el trastorno, tal vez incluso nulo. En su lugar, algunos investigadores señalan otro proceso biológico como posible culpable.

La gestación provoca un aumento drástico de dos tipos de hormonas reproductoras, los estrógenos y la progesterona. También genera un pico en la concentración cerebral de un esteroide, la alopregnanolona, que normalmente activa los receptores del GABA (un neurotransmisor que indica a las neuronas del cerebro que deben cesar su actividad). Los receptores gabaérgicos permanecen en latencia durante la gestación para evitar la sobreactivación por parte de la alopregnanolona; de no ser así, la gestante quedaría virtualmente anestesiada. Poco después de finalizado el parto, los estrógenos, la progesterona y la alopregnanolona recuperan los valores normales, con lo que la actividad de los receptores gabaérgicos repunta con rapidez. Pero en algunas de las madres, este repunte se demora más de lo habitual, lo que podría derivar en la depresión.

El nuevo fármaco, desarrollado por Sage Therapeutics, actúa elevando la alopregnanolona. De ese modo, activa los receptores gabaérgicos y mantiene el neurotransmisor en los niveles correctos. En uno de los estudios de Meltzer-Brody, un ensayo clínico de fase II con 21 puérperas afectadas por depresión grave, el 70 por ciento de las tratadas con el medicamento vieron remitir el trastorno. Y aún más importante, el efecto se materializó casi de inmediato y los beneficios persistieron durante 30 días. Desde entonces, Sage Therapeutics ha llevado a cabo dos ensayos clínicos de fase III con 226 madres en total, cuyos datos preliminares parecen alentadores. La brexanolona, como se llama, está siendo objeto de revisión en este momento por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.

Sin embargo, no todo el mundo está convencido de que esa vía hormonal sea la responsable en exclusiva. Joseph Lonstein, profesor de psicología en la Universidad Estatal de Michigan, ajeno al estudio, opina: «Dudo mucho de que sea el único sistema alterado en las madres aquejadas por la depresión o la ansiedad puerperal, pero es perfectamente razonable que lo esté».

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.