Potenciadores del sabor

Compuestos que intensifican los sabores dulce y salado de los alimentos podrían ayudar a combatir la obesidad y las enfermedades cardíacas.

Los humanos tenemos implantada en nuestro cerebro la adoración por los alimentos dulces, que nos suministran energía, los sabrosos, que nos aportan proteínas, y los salados, que contienen electrolitos necesarios. En la actualidad, sin embargo, debido a la producción masiva de alimentos cargados de azúcares y sales, esas proclividades nuestras resultan en una tendencia a la obesidad, las cardiopatías y la diabetes de tipo 2, males que se cuentan entre los más graves problemas sanitarios de nuestra sociedad.

Ahora bien, ¿y si un puñado de compuestos formados por moléculas diminutas engañara a nuestro cerebro y lograra que nos alimentásemos de forma distinta? Tal es la idea que inspira a la nueva ciencia de la modulación del sabor. Se han desvelado los pertinaces misterios de la biología de los gustos y se están desarrollando compuestos de escaso precio y efectos poderosos, responsables de que los alimentos adquieran sabores más dulces, más salados o más sabrosos (con más "cuerpo") del que realmente tienen. La adición a los alimentos tradicionales de dosis minúsculas de esos moduladores del sabor permitirá reducir las cantidades de azúcar, sal o glutamato monosódico necesarias para provocar satisfacción, con lo que se obtendrían alimentos más saludables.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.