Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 18/01/2019 - AGRICULTURA

    Las especies silvestres de café, amenazadas

    Su extinción, impulsada por el cambio climático y la deforestación, pone en peligro la viabilidad de las variedades comerciales.

  • 17/01/2019 - envejecimiento

    Nuestro ADN sabe cuántos años viviremos

    La identificación de ciertas variantes en el genoma permitiría predecir si una persona presentará mayor o menor esperanza de vida que la media de la población

  • 16/01/2019 - Oceanografía

    El cambio climático energiza las olas

    Cuanto más calientes estén los mares, más potentes serán en general las olas. Esta es una consecuencia inesperada del cambio climático. Sin embargo, ante Europa la tendencia apunta en sentido contrario.

  • 16/01/2019 - Envejecimiento

    Los insectos también envejecen

    Del mismo modo que los humanos, los grillos de campo sufren un deterioro físico a lo largo de la edad adulta, a pesar de vivir unas semanas.

  • 15/01/2019 - aprendizaje automático

    ¿Una nueva forma de inteligencia artificial?

    Los investigadores presentan un nuevo modelo de aprendizaje automático que en vez de a las capas de las redes neuronales profundas recurre a una «caja negra» que resuelve ecuaciones diferenciales.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Julio 2015Nº 466

Vinicultura

¿Cómo afecta el cambio climático a los vinos?

El calentamiento del planeta está alterando la composición de las uvas. Para que ello no afecte al sabor del vino, se están ensayando varias estrategias.

Menear

Era un día caluroso y me hallaba en el viñedo cubierta de polvo, de sudor y del zumo pegajoso de las uvas que había estado recogiendo para investigar cómo influyen la insolación y la temperatura en las características bioquímicas de la uva. De pronto, vi algo que hizo que me detuviera en seco. En un rincón de la parcela de 2,6 hectáreas en Carneros, en el legendario valle californiano de Sonoma, con sus ordenadas hileras de uvas pinot noir, descubrí un grupo de extrañas vides. Durante mi formación de grado en viticultura había estudiado la antigua técnica de la ampelografía, la práctica de identificar vides por la forma de sus hojas y racimos, lo que me ayudó a reconocerlas: variedades tintas de cabernet franc, petit verdot, syrah y malbec, y una variedad blanca, sauvignon blanc.

Cuando coincidí de nuevo con Ned Hill, un viejo amigo de la escuela que ahora gestiona algunos de los mejores viñedos de la región, incluido este, le pregunté por aquellas extrañas vides. «Son un experimento que estoy haciendo», explicó. «Comienza a hacer demasiado calor por aquí para el pinot. Ahora mismo su precio es bueno y no quiero cambiarlo. Pero puede que muy pronto convenga cultivar otras variedades y estoy realizando pruebas con algunas adaptadas a climas más cálidos.»

¿Un cabernet en Carneros? Eso sonaba a herejía. La parte alta del valle de Napa es famosa por su cabernet, pero aquí, donde los valles de Sonoma y Napa se ensanchan y se unen para desembocar en la bahía de San Francisco, las condiciones son más frías y adecuadas para el pinot. Los días templados, las noches y brisas marinas frescas y los suelos arcillosos producen pinots con el sabor de fresas rojas recién cosechadas, y de especias como el cardamomo y la canela. Es el sabor del vino de donde procedo, una impronta que lo hace único y valioso.

Sin embargo, si las temperaturas siguen ascendiendo, el vino elaborado a partir de esas uvas cambiará. De hecho, los cultivadores tal vez deban sustituir las vides por las de syrah o incluso cabernet, pero a riesgo de acabar con la tradición de Carneros y perjudicar las ventas. Mi amigo podría también trasladar sus viñedos más al norte, en busca de climas más fríos; pero las uvas pinot en el nuevo emplazamiento, influidas por la tierra, la humedad y las precipitaciones de allí, carecerían del paladar del pinot de Carneros. O bien podría emplear los conocimientos recientes para modificar sus técnicas de cultivo y mantener así el sabor y el aroma del producto, una tarea ardua.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados