Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2015
Evolución

El origen del oído

Zanjado un debate centenario sobre la evolución del órgano auditivo.

RICARDO DIAS, GETTY IMAGES

Los biólogos evolutivos llevan mucho tiempo preguntándose por qué el tímpano (la membrana que transmite las ondas sonoras al oído interno) de los humanos y de otros mamíferos guarda una notable semejanza con el de los reptiles y las aves. ¿Acaso la membrana y, por extensión, el sentido del oído proceden en esos grupos de un ancestro común? ¿O tal vez el órgano auditivo evolucionó en ellos de forma independiente hasta desempeñar la misma función, en un ejemplo de convergencia evolutiva? Una serie de experimentos recientes realizados en la Universidad de Tokio y en el Laboratorio de Morfología Evolutiva RIKEN de Japón han resuelto la incógnita.

Cuando se inhibió por medios genéticos el crecimiento del maxilar inferior en embriones de ratón y de pollo, los primeros no desarrollaron tímpano ni canal auditivo; en cambio, en las aves se formaron dos maxilares superiores de los que brotaron sendos tímpanos y canales auditivos. Los resultados, publicados en Nature Communications, confirman que el oído medio se forma a partir del maxilar inferior en los mamíferos y del superior en las aves, hecho que sustenta la hipótesis de que esa anatomía similar evolucionó de modo independiente en los mamíferos y en los reptiles y las aves. Los fósiles de huesecillos del oído avalan tal conclusión, pero el tímpano no fosiliza y no puede ser estudiado directamente.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.