Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Los canales de El Niño

Los agricultores peruanos de hace 2000 años aprovechaban las inundaciones provocadas por este fenómeno climático.

Un campo de cultivo actual que aprovecha los sedimentos y el agua que dejó un evento de El Niño cerca de la pampa de Mocan. [ARI CARAMANICA]

La costa norte de Perú alberga uno de los desiertos más secos del mundo, excepto cuando El Niño lo anega con enormes inundaciones. Las aguas pluviales procedentes de las laderas andinas se precipitan por los barrancos resecos, y a menudo arrasan los campos agrícolas ubicados en las vegas ricas en sedimentos de los contados ríos del desierto.

Ari Caramanica, arqueóloga de la Universidad del Pacífico de Lima, llevaba tiempo intrigada por lo que parecían antiguas «estructuras» largas y rectas que cruzaban partes de ese desierto, conocido como la pampa de Mocan. Caramanica advirtió esas extrañas líneas en unas fotografías de la década de 1940. Ahora, ella y sus colaboradores sostienen que se construyeron en la época prehispánica y que formaban un elaborado sistema de canales de uso variable (normalmente conducían agua de los ríos, pero también aprovechaban las inundaciones de El Niño cuando se producían) ideado para sobrevivir y prosperar en un entorno hostil.

El fenómeno de El Niño es difícil de predecir, pues ocurre en ciclos irregulares de entre seis y veinte años. Pero la nueva investigación de Caramanica y su equipo sugiere que los agricultores que vivieron en Perú entre los años 1 y 1476 d.C. estaban preparados. Los científicos examinaron el registro arqueológico de la pampa de Mocan para desvelar cómo sacaban partido a las inundaciones de El Niño. El estudio se ha publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Tras analizar herramientas agrícolas desechadas, restos de plantas o las ubicaciones de los campos de cultivo, el equipo determinó que los agricultores empleaban los canales de manera selectiva para dirigir las crecidas provocadas por El Niño hacia los terrenos más alejados de los ríos, allí donde no llegaban sus sistemas habituales de irrigación. Algunos de esos campos estaban rodeados de montículos bajos que facilitaban la acumulación de agua. Los antiguos agricultores-ingenieros también levantaron pilas de pequeñas rocas para ralentizar el movimiento del agua y recoger limo fértil.

Vistas de un antiguo campo de cultivo (<em>izquierda</em>) y canales (<em>derecha</em>). [LUIS JAIME CASTILLO<span> BUTTERS y </span>ARI CARAMANICA]

Al principio, Caramanica supuso que los canales fotografiados formaban parte de un sistema de irrigación más tradicional. Pero su equipo descubrió que desempeñaban diferentes funciones: algunas de esas estructuras actuaban incluso como campos de cultivo cuando los estragos de El Niño las aislaba de los ríos. «Las improvisaban continuamente, para aprovechar el momento y el lugar donde aparecía el agua», asegura la investigadora.

En cambio, según Caramanica, la agricultura moderna de la región está dominada por grandes terratenientes o compañías que plantan un único cultivo y usan los campos durante todo el año, y carece de la adaptabilidad que ofrecerían explotaciones más pequeñas.

«Tiene que ver con la percepción del entorno», señala Jason Nesbitt, arqueólogo de la Universidad Tulane, que no participó en el estudio pero escribió un comentario que lo acompaña. Hoy muchos consideran los eventos de El Niño como algo extraordinario, afirma, mientras que para los antiguos residentes de la pampa de Mocan constituían un fenómeno esperado; esa mentalidad podría ayudar a los agricultores actuales a lidiar con las condiciones meteorológicas extremas. Al diseñar políticas agrícolas o de gestión de catástrofes, concluye Nesbitt, «quizá deberíamos contar con arqueólogos y antropólogos para tomar ciertas decisiones».

Puedes obtener el artículo en...

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.