Seguridad de la red eléctrica

Los virus informáticos han desbaratado sistemas de control industrial muy avanzados. La red eléctrica podría ser el siguiente objetivo.

© WIKIMEDIA COMMONS/JAVIER GIL/CREATIVE COMMONS 3.0

Hace un año se hizo público que un virus informático llamado Stuxnet había logrado acceder a las instalaciones nucleares iraníes. Dado que apuntaba a un objetivo muy especial, inaccesible a través de Internet, Stuxnet fue introducido en una memoria USB. Esta acabó en manos de un técnico desprevenido que la conectó al ordenador de un centro de seguridad. Una vez allí, el virus se diseminó en silencio durante meses. Buscaba un ordenador conectado a un dispositivo mecánico bastante prosaico: un controlador lógico programable, la clase de dispositivos electrónicos que se emplean de manera rutinaria en la industria para automatizar el funcionamiento de válvulas, engranajes, motores y conmutadores. Una vez identificada su presa, Stuxnet se introdujo subrepticiamente en ella y se hizo con el mando.
Los controladores lógicos afectados pertenecían a las centrifugadoras del proyecto nuclear iraní. Se necesitan miles de esas máquinas para depurar el uranio mineral y enriquecerlo en el alto grado necesario para fabricar armamento nuclear. En condiciones normales, las centrifugadoras giran a tal velocidad que su borde exterior casi alcanza la velocidad del sonido (unos 1240kilómetros por hora). Stuxnet elevó su velocidad hasta rozar los 1600 kilómetros por hora, más allá del punto a partir del cual el rotor contaba con una alta probabilidad de saltar en pedazos, según un informe emitido en diciembre de 2010 por el Instituto para la Ciencia y la Seguridad Internacional. Al mismo tiempo, Stuxnet enviaba a los sistemas de control señales falsas que indicaban un funcionamiento correcto. Pese a desconocer el alcance del daño infligido al programa nuclear de Irán, el mismo informe señala que, entre finales de 2009 y principios de 2010, el país habría tenido que reemplazar cerca de 1000 centrifugadoras de la planta de enriquecimiento de Natanz.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.