Un clima cambiante

Dentro de diez o veinte años el calentamiento del clima será un fenómeno patente. Saldremos de ese arriesgado experimento planetario si acometemos una inmediata reducción de las emisiones de dióxido de carbono y otros gases.

En 1957, Roger Revelle y Hans E. Suess, de la Institución Scripps de Oceanografía, observaron que la humanidad estaba realizando "un gran experimentro geofísico". No lo acometía en ningún laboratorio, ni lo simulaba por ordenador; lo desarrollaba en nuestro propio planeta. Los resultados del experimento, que comenzó con la revolución industrial, se verán con toda claridad dentro de unos decenios. Desde aquellas fechas, los seres humanos han incrementado el contenido de dióxido de carbono en la atmósfera en aproximadamente un 25 por ciento a través de la quema de carbón, petróleo y otros combustibles fósiles y de la tala de bosques; se desprende dióxido de carbono cuando arden o se pudren la leña y la hojarasca.

Aunque el contenido de dióxido de carbono en la atmósfera no llega al 0,33 por ciento en volumen, sumado al vapor de agua y otros gases presentes en cantidades mucho menores en la atmósfera, así el metano y los clorofluorcarburos (CFC), desempeña un papel principal en la determinación del clima de la Tierra. Ya a principios del siglo XIX, se reconoció que el dióxido de carbono de la atmósfera producía un efecto de invernadero. El vidrio de un invernadero permite el paso libre de la luz solar, pero evita que escape el calor, al impedir, sobre todo, que el aire caliente del interior del invernadero se mezcle con el aire del exterior. De manera análoga, el dióxido de carbono y otros gases de invernadero muestran una relativa transparencia a la luz solar, pero aprisionan de forma eficaz el calor al absorber la radiación infrarroja de mayor longitud de onda emitida por la Tierra.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.