Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2019
Inmunología

Reinventar las vacunas

Una controvertida teoría sostiene que una sola vacuna, administrada de forma apropiada, puede proteger contra muchas más enfermedades que la que pretende evitar.

Un recién nacido es vacunado contra la tuberculosis en un hospital de Guinea-Bissau. Algunos estudios indican que la inoculación protege contra muchas enfermedades. [MELINDA WENNER MOYER]

En síntesis

Las vacunas no solo inmunizan frente a enfermedades específicas. Algunas ofrecen una protección mucho más amplia, según una serie de estudios.

Estos indican que las vacunas elaboradas con microbios vivos pueden reducir a la mitad la mortalidad infantil global.

Tales trabajos, dirigidos por Peter Aaby y Christine Benn en Guinea-Bissau, también han recibido críticas por considerar que han sobrevalorado los resultados.

Una tarde de la pasada primavera, la brisa suavizaba el calor del sol abrasador de África occidental. De vez en cuando, un mango que el viento arrancaba de una rama caía con ruido sobre el tejado de chapa del centro de salud de Bissau, la mayor ciudad del pequeño país de Guinea-Bissau, en cuyo terreno rojizo no había caído una sola gota de lluvia desde hacía seis meses. Dentro del edificio, el aire era calmo y seco, y una hilera de mujeres y niños esperaba sudorosa.

María, una pequeña de 18 meses con unas trenzas gruesas y oscuras, me escudriñaba nerviosa sentada en el regazo de su madre. (El nombre de la niña se ha cambiado para proteger su privacidad.) Junto a ellas, Carlito Balé, un médico de voz suave, hablaba con la madre de María en criollo, una mezcla percusiva de portugués y varios dialectos africanos. Balé le explicaba que la niña reunía las condiciones para participar en un ensayo clínico. En él se pretendía comprobar si una dosis adicional de la vacuna contra el sarampión evitaría no solo esta dolencia, sino también otras infecciones infantiles que pueden ocasionar enfermedades graves y la muerte.

En EE.UU., donde las infecciones potencialmente mortales son raras, un ensayo de este tipo no reuniría muchos voluntarios. Pero en Guinea-Bissau, donde la vida está estigmatizada por décadas de escasos recursos y una atención médica deficiente, las familias hacían cola para ofrecerse. El país es uno de los más pobres del mundo y, según la CIA, la tasa de mortalidad infantil es la cuarta más alta entre 225 países. Las madres suelen tardar varios meses en poner nombre a sus bebés, porque uno de cada 12 morirá antes de llegar al año.

Los investigadores que dirigían el ensayo (el antropólogo Peter Aaby y la médica Christine Benn, a los que visité en Guinea-Bissau) han acumulado pruebas de que determinadas vacunas pueden impedir un gran número de epidemias atroces. Durante décadas han publicado centenares de estudios que sugieren que las vacunas atenuadas (elaboradas a partir de virus o bacterias debilitados pero vivos) evitan no solo las infecciones a las que van destinadas, sino también otras, como las respiratorias (incluida la neumonía), las hematológicas (incluida la septicemia) y las diarreicas. En una revisión realizada en 2016 y publicada en el British Medical Journal (BMJ), un equipo de investigadores comisionado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) analizó 68 artículos sobre la materia, muchos de los cuales correspondían a investigaciones de Aaby y Benn. El grupo concluyó que las vacunas del sarampión y de la tuberculosis reducían la mortalidad total más de lo que cabría esperar por su efecto sobre las enfermedades a las que iban destinadas. Algunos de los estudios evaluados por el equipo vincularon la vacuna del sarampión con una reducción del 50 por ciento de la mortalidad por cualquier causa.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.