Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2017
Ecología

Salvar la biodiversidad de Birmania

Los conservacionistas apuestan por el ecoturismo para preservar la naturaleza del país, pero deben hacer frente a numerosas dificultades.

Globos aerostáticos sobrevuelan los templos de Bagan en Birmania. [PETER STUCKINGS, GETTY IMAGES]

En síntesis

Tras un largo período de aislamiento político y económico del resto del planeta, Birmania mantiene inalteradas numerosas áreas naturales.

A medida que se reduce el control militar, la incipiente transición del país hacia la modernidad suscita dudas acerca del futuro de sus parajes naturales.

Los conservacionistas esperan persuadir a la población local y al Gobierno para conservar la biodiversidad utilizándola como reclamo para el ecoturismo.

Sin embargo, aun en las mejores condiciones resulta difícil desarrollar con éxito un proyecto ecoturístico. Y Birmania presenta numerosos factores en contra.

Una despejada tarde de enero, dos turistas se montan en sendos kayaks amarillo chillón y salen a explorar el lago birmano Indawgyi, una de las masas de agua dulce más límpidas del sudeste asiático. Sus calmadas aguas reflejan con nitidez los humedales herbáceos que lo bordean y las montañas boscosas que despuntan en la distancia. La silueta dorada de la pagoda Shwe Myitzu, un destino de peregrinación para los budistas locales, solo accesible en barca la mayor parte del año, reluce en el horizonte como un espejismo. Como si se tratara de un área sagrada, hablar en ese lugar es casi tabú. Solo el leve chapoteo de los remos rompe el silencio abrumador que envuelve a los aventureros.

No es difícil que Birmania, el país más extenso del sudeste asiático continental, sobrecoja al visitante. Varias décadas de gobierno bajo el mando de una brutal junta militar dejaron tras de sí inmensas áreas naturales sin explorar y subdesarrolladas. Con una superficie menor que la de Texas, Birmania presenta ocho tipos de ecosistemas que abarcan desde deltas cubiertos por manglares hasta montañas nevadas. Gran parte de su legado natural se conserva extraordinariamente inalterado, en particular si se compara con el de las cercanas Tailandia, Malasia, India y China. Birmania alberga el mayor número de especies de aves del sudeste asiático (más de mil) y 250 especies de mamíferos, de las cuales siete no habitan en ningún otro lugar del planeta. Cada misión que se adentra en un área inexplorada de jungla o de arrecife coralino parece suponer el descubrimiento de una nueva especie. Tan solo en los últimos años se han hallado 14 reptiles y anfibios, un buen número de peces de agua dulce, un murciélago, un primate y el ciervo más pequeño del mundo.

Sin embargo, Birmania está cambiando a ritmo acelerado. En Rangún parecen brotar nuevos edificios de la noche a la mañana y las carreteras se extienden hacia las regiones más recónditas. A medida que disminuye la opresión militar, los prospectores extranjeros toman nota de los abundantes recursos minerales, madereros y petroleros, que despiertan tentadoras previsiones comerciales para uno de los países más pobres del mundo.

Ante tal perspectiva, no puede garantizarse la continuidad de la extraordinaria vida silvestre de Birmania. Asegurar que parte de ella soporte la transición del país hacia la modernidad requiere convencer a los políticos y a la comunidad local de que merece la pena conservarla, especialmente desde el punto de vista económico. Los datos corroboran ese planteamiento: en un informe reciente comisionado por la Unión Europea se estima que los ecosistemas forestales terrestres y acuáticos de Birmania, incluidos ciertos hábitats vitales para algunos peces e insectos de importancia agrícola, reportan al país unos ingresos anuales de 7300 millones de dólares.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.