Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2018
Biología

¿Cómo nació la vida?

Desentrañar el origen de los seres vivos exigirá experimentos a escala molecular y observaciones a escala astronómica.

CHRIS GASH

Que en la Tierra apareciera la vida, ¿fue una mera cuestión de azar o la consecuencia inexorable de las leyes naturales? ¿Es fácil que la vida surja en un planeta recién formado o es el fruto de una larga concatenación de acontecimientos rayana en lo imposible? Los avances en campos como la astronomía, las ciencias planetarias y la química nos dan la esperanza de que la respuesta a cuestiones tan trascendentes pueda estar a la vuelta de la esquina. Si la vida brotó varias veces en nuestra galaxia, como los científicos ansían descubrir, el camino no debería ser tan arduo. Además, si se demuestra que la distancia que separa la química de la biología se recorre con facilidad, el universo podría bullir de vida.

El descubrimiento de miles de exoplanetas ha propiciado el renacimiento de los estudios sobre el origen de la vida. Para sorpresa nuestra, casi todos los sistemas solares recién descubiertos parecen muy distintos del nuestro. ¿Significa esto que hay algo muy singular en nuestro sistema que favorece la génesis de la vida? La detección de signos de vida en un planeta que orbite en una estrella lejana no va a ser nada fácil, pero la tecnología para extraer poco a poco esos ínfimos indicios biológicos avanza con tal celeridad que, con suerte, en una o dos décadas podríamos detectar vida remota.

Para entender cómo pudo gestarse la vida, primero hemos de descifrar cómo —y con qué ingredientes— se crean los planetas. Una nueva generación de radiotelescopios, sobre todo el ALMA (Gran Conjunto Milimétrico/Submilimétrico de Atacama) en el desierto chileno de Atacama, ha proporcionado hermosas imágenes de discos protoplanetarios y mapas de su composición química. Así, se están mejorando los modelos de formación de los planetas a partir del polvo y de los gases de un disco. En el seno de nuestro sistema solar, la misión Rosetta ha visitado un cometa, y OSIRIS-REx visitará un asteroide e intentará traer muestras de él, lo que nos podría brindar el inventario esencial de los materiales que conformaron nuestro planeta.

Artículos relacionados

Otros artículos del informe especial Las grandes preguntas de la ciencia

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.