Tomografía acústica del océano

Los oceanógrafos emplean principios análogos a la tomografía médica de rayos X para obtener imágenes tridimensionales de corrientes y temperaturas marinas.

En enero de 1981 zarpamos de Woods Hole, Massachusetts, rumbo al suroeste de las Bermudas, hacia una región centrada a 26 grados de latitud norte y 70 grados de longitud oeste. A bordo del Oceanus llevábamos nuevos instrumentos científicos que funcionaban bien en el laboratorio; debían, sin embargo, someterse a prueba, en el corrosivo y agitado océano. Íbamos a emplear ondas acústicas para generar imágenes tridimensionales que ayudaran a comprender las propiedades del océano y sus fluctuaciones a lo largo del tiempo.

Los mares moderan las temperaturas terrestres, condicionan las variaciones estacionales del clima y transportan en disolución productos químicos, nutrientes, contaminantes e incluso plantas y animales de una parte de la Tierra a otra. Este enorme fluido varía de una manera complicadísima. La turbulencia va desde la mezcla constante en pequeña escala y ondas internas hasta corrientes estacionales y a largo plazo y circulaciones a escala de cuencas marítimas, como la corriente del Golfo. No es fácil, pues, realizar mediciones fidedignas de la estructura oceánica con los instrumentos habituales.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.