Ensayo para Marte

Para prepararles el camino a las futuras misiones a Marte, un grupo de científicos simuló, en el árido Artico canadiense, tareas a realizar en el planeta.

Devon es una isla del Artico canadiense, desolada pero de rara belleza. Sólo está a 1500 kilómetros del Polo Norte. Hará unos 23 millones de años un meteorito golpeó allí con la fuerza de cien mil bombas de hidrógeno y vació el cráter Haughton, que tiene veinte kilómetros de diámetro. El impacto, que acabó con todo rastro de vida, destrozó el suelo. De ahí el singular paisaje que se observa de piedras fracturadas por el choque y de extensas elevaciones montañosas de polvo compactado. La mayor parte de la isla carece de árboles, arbustos y hierbas. Parece un mundo extraterres-tre, y como tal se la siente, hasta el puntode que durante los últimos cuatro añosun equipo de científicos de la NASA haestado estudiando su geología para saber de Marte. Fundé en 1998 la Sociedad Marte, organización dedicada a promover la exploración del planeta rojo. Pascal Lee, elgeólogo que dirigía el equipo que mandóla NASA a Devon, propuso que la Sociedad construyese una simulación de una base marciana en el cráter Haughton. Los investigadores de esa estación explorarían el lugar sujetos a muchas de las mismas condiciones y restricciones que padecería una misión tripulada en el planeta rojo.Ensayarían equipamientos, los sistemas dereciclar agua y los trajes espaciales. Someterían el material a meses de rudeza sobre el terreno en vez de limitarse a las pruebas de laboratorio.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.