Comensalismo

En el Mediterráneo observamos varios ejemplos de esa relación peculiar que se establece entre algunas especies.

PEDRO J. SANZ, PERE RIDAO Y GABRIEL OLIVER

Al pensar en las interacciones entre especies de un mismo ecosistema, solemos centrarnos en la competencia y la depredación, sin lugar a dudas por su dramatismo y fuerte carga simbólica. El parasitismo, la simbiosis y el mutualismo también acaparan una parte importante de nuestro interés científico debido a los delicados equilibrios que se establecen entre las especies implicadas. En cambio, el comensalismo atrae menos la atención, aunque constituye una estrategia fundamental para quienes la practican. De las dos especies que se asocian, el comensal saca un provecho, mientras que el huésped no, aunque tampoco se ve perjudicado.

De todos es conocida la relevancia de los corales formadores de arrecifes a la hora de incrementar la complejidad estructural del ecosistema. Menos conocida es la importancia de las esponjas como refugio habitual de crustáceos, poliquetos, sipuncúlidos y otros invertebrados. Y aunque en el Mediterráneo no resulta habitual que los peces se cobijen en ellas, en ocasiones nos encontramos con algunos ejemplos de tal estrategia, como cuando Lipophrys trigloides se asienta en el interior de una esponja del género Ircinia.

Anémonas y medusas ofrecen también refugio seguro a los que se atreven a ocultarse entre sus tentáculos sin provocar el disparo de las células urticantes. En el Mediterráneo, el pequeño góbido Gobius bucchichi suele aparecer asociado a la ortiga de mar (Anemonia sulcata), mientras que las poslarvas de las diferentes especies de jureles (Trachurus spp.) hacen lo propio con la medusa Cotylorhiza tuberculata. A diferencia de los peces payaso del Indopacífico, que sobreviven solo en las cercanías de una anémona, las especies mediterráneas antes citadas no las necesitan. En realidad, Gobius bucchichi puede cobijarse bajo cualquier piedra y las poslarvas de jurel se asocian a cualquier objeto flotante, vivo o inanimado. Sin embargo, cuando existen cnidarios disponibles, no dudan en aprovecharlos. Sería interesante determinar si la relación con un ser vivo mejora en realidad su supervivencia.

Pero el caso más intrigante de comensalismo entre las especies marinas mediterráneas lo ofrecen la morena (Muraena helena) y un pequeño camarón, Lysmata seticaudata. Como si se tratara de los pluviales limpiadores de cocodrilos descritos por Heródoto hace más de dos mil años, los camarones se aproximan a las morenas y buscan entre sus dientes partículas de alimento. Ignoramos la relevancia de esta limpieza bucal para las morenas, pero muy hambrientos deben hallarse los camarones para aventurarse a buscar alimento en semejante lugar.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.