Pobreza energética

Más que los obstáculos técnicos, lo que impide el acceso energético en África es la falta de planificación, capacidades y coordinación entre instituciones.
POL ARRANZ-PIERA
Una quinta parte de la población mundial sufre pobreza energética. En el África subsahariana, la región del planeta con menores índices de acceso a servicios energéticos, dos de cada tres hogares carecen de suministro eléctrico. El ochenta por ciento de los habitantes utilizan combustibles tradicionales (leña o carbón) para cocinar y, en algunos casos, para la calefacción, a costa de su salud: 1,4millones de personas mueren cada año a causa de la inhalación de humos y partículas en su hogar, muchas más que las registradas por malaria.
Esa falta de acceso a la energía puede parecer un problema eminentemente técnico, de falta de infraestructuras. Pero las consecuencias son muy humanas; recaen sobre todo en mujeres y niños, que son quienes pasan más tiempo dentro de casa y también los responsables de la recolección del combustible (así como del agua). En realidad, toda actividad en el día a día se ve afectada por la falta de energía; por ende, se ven reducidas las oportunidades de progreso y desarrollo de las personas. En palabras del secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, «la energía transforma vidas, negocios y economías».

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.