Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

El "hechizo" genético de Carlos II

La estrecha consanguinidad de los Austrias ayuda a explicar una parte importante de las enfermedades de Carlos II.
© MUSEO NACIONAL DEL PRADO
Cuando el rey Carlos II fallece en el año 1700 sin dejar descendencia, la dinastía de los Habsburgo, o Casa de Austria, se extingue en España tras casi 200 años de historia. Carlos II (1661-1700) fue una persona sumamente débil, aquejada de numerosas dolencias y enfermedades a lo largo de toda su vida, lo que le valió el sobrenombre de "El Hechizado". No pudo hablar hasta los 4 años y no consiguió caminar hasta los 8. De carácter abúlico, mostró escaso interés por el medio que le rodeaba. Era raquítico, tenía cálculos renales y hematurias esporádicas. Además, sufrió frecuentes problemas intestinales, con diarreas y vómitos.
Se casó dos veces, a los 18 y a los 29 años; con ninguna esposa tuvo hijos. (Su primera mujer hablaba de eyaculación precoz y, la segunda de impotencia.) A partir de los 30 años tiene aspecto de anciano, con edemas en pies, piernas, vientre y cara. En los últimos años de su vida apenas podía mantenerse en pie y su estado empeoraba hasta que muere prematuramente a los 39 años.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.