Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 2014Nº 456
Curiosidades de la física

Acústica

El perfil de los instrumentos de viento

¿Qué forma dar a los instrumentos de viento? La física y la música nos dicen que solo podemos elegir entre tubos cilíndricos y tubos cónicos.

Menear

Los sonidos que emiten los instrumentos de viento se deben a las vibraciones del aire que se producen en la boquilla. La altura de la nota suele relacionarse con la longitud de la columna de aire, pero rara vez se habla de la influencia del perfil del instrumento. Sin embargo, si la madera y el metal exhiben toda una variedad de aspectos, sus cuerpos son únicamente cilíndricos, como en los clarinetes, o cónicos, como en los saxófonos. La elección de esas formas no solo la justifica la sencillez de su fabricación; se basa también en sutiles limitaciones físicas y musicales.

El clarín no tiene escalas
¿Qué le pedimos a un instrumento musical? Respuesta: que permita a un instrumentista interpretar melodías a partir de las notas de una escala. La altura de cada nota corresponde a una frecuencia de vibración del aire, y el intervalo musical comprendido entre dos notas está fijado por el cociente de las frecuencias. Un salto de una octava hacia los agudos equivale a duplicar la frecuencia. La escala occidental se divide en 12 semitonos iguales: el cociente de las frecuencias de dos notas sucesivas (por ejemplo, un do y un do sostenido) será, por tanto, igual a la raíz duodécima de 2, es decir 1,0595...

Para construir un instrumento musical que produzca todas las notas, la idea inmediata es emplear un tubo para cada nota, como en la flauta de Pan. La solución es eficaz, pero musicalmente limitada: los arpegios son de ejecución difícil. Por otra parte, de un mismo tubo pueden obtenerse notas distintas, como lo ilustra el clarín, del que un buen instrumentista puede extraer hasta siete notas. Podrá facilitarnos algunos toques militares, pero apenas más.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados