Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 2014Nº 449
Juegos matemáticos

LÓGICA MATEMÁTICA

Gödel y la verdad axiomática

Por qué el conocimiento matemático es menos certero de lo que quisiéramos.

Menear

A veces nuestras mejores teorías científicas resultan estar equivocadas. Así ocurrió con la teoría geocéntrica del universo o con la física newtoniana. Aunque hoy contamos con teorías mejores que aquellas, parece difícil excluir de antemano la posibilidad de encontrar algún fallo más adelante.

Sin embargo, parece natural pensar que las teorías matemáticas son diferentes; que las matemáticas sí nos permiten alcanzar la certeza absoluta. Pero, como veremos a continuación, la situación resulta mucho más compleja de lo que parece. En contra de lo que cabría pensar, hay razones de principio para concluir que las teorías matemáticas tampoco pueden ofrecernos conclusiones infalibles.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados