Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 2014
Evolución

Orígenes de la complejidad biológica

¿De qué modo pueden los seres vivos crear estructuras refinadas sin selección darwinista?

CHERIE SINNEN

En síntesis

El conocimiento tradicional sostiene que las estructuras complejas evolucionan a partir de otras más sencillas, paso a paso, a través de un proceso evolutivo gradual en el que la selección darwinista favorece las formas intermedias.

Pero en tiempo reciente algunos expertos han propuesto que la complejidad puede surgir por otros medios (tal vez como un efecto secundario), sin que la selección natural la promueva.

Algunos estudios indican que las mutaciones aleatorias que de forma individual no afectan a un ser vivo pueden propiciar la aparición de complejidad, en un proceso denominado evolución constructiva neutra.

Charles Darwin no había cumplido la treintena cuando concibió la idea básica de la teoría de la evolución, pero no presentó sus argumentos al mundo hasta recién entrado en los cincuenta. Dedicó dos décadas de su vida a recopilar con meticulosidad pruebas para su teoría y a proponer respuestas para todos los argumentos en contra que pudo imaginar. Y la principal objeción que previó fue que el proceso evolutivo gradual que había imaginado no podría generar ciertas estructuras complejas.

Piénsese en el ojo humano. Las numerosas partes que lo componen (retina, cristalino, músculos, humor vítreo, etcétera) tienen que interactuar para hacer posible la visión. Si una de ellas sufre daños (por ejemplo, la retina se desprende) puede sobrevenir la ceguera. Y es que el ojo solo ve si el tamaño y la forma de sus componentes encajan a la perfección. Si Darwin estaba en lo cierto, el ojo complejo tuvo que evolucionar a partir de antecesores sencillos. En El origen de las especies, él mismo admitió que esa idea le parecía absurda en todo punto.

Pero, a pesar de todo, Darwin supo ver un camino para la evolución de la complejidad. En cada generación, los rasgos de los individuos experimentaban cambios. Algunos de ellos habrían mejorado las posibilidades de supervivencia y permitido engendrar más descendencia. Con el paso de las generaciones, las variaciones ventajosas se harían más frecuentes, en una palabra, serían «seleccionadas». A medida que surgieron y se difundieron las nuevas variaciones, fueron retocando gradualmente la anatomía y se formaron estructuras complejas.

Artículos relacionados

Este artículo incluye

¿Cuán perfecta es la forma de los animales?

    • Isaac Salazar Ciudad
    • Miquel Marín-Riera

Un modelo de simulación predice la evolución de estructuras complejas según distintas hipótesis de selección natural.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.