Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Abril 2013Nº 439
Cartas de los lectores

Astrofísica

Gratuito

Cartas de los lectores: ¿Quién es el huésped?

Menear

En «La benevolencia de los agujeros negros» [INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, octubre de 2012], Caleb Scharf habla sobre los agujeros negros supermasivos que residen en el interior de las grandes galaxias, como ocurre en la Vía Láctea. Pero ¿estamos seguros de cuál es el anfitrión y cuál el «invitado»?

Francis Jones
Amarillo, Texas

RESPONDE SCHARF: Dos de los mayores misterios relativos a los agujeros negros supermasivos atañen a su procedencia y al momento en que se formaron. Existen datos que muestran con claridad que dichos agujeros negros datan de la época en que comenzaron a gestarse las galaxias y las estrellas. Por tanto, se diría que ya habitaban en el seno de las galaxias o en los grandes fragmentos de materia que se estaban agregando para formar galaxias aún mayores. Parece improbable que los mayores de estos objetos hayan tenido tiempo de crecer a partir de agujeros negros menores, con masas próximas a la de una estrella, lo que sugiere que ya desde sus inicios hubieron de presentar un tamaño considerable.

Una de las teorías propuestas para describir su formación sostiene que, en un universo joven y pobre en elementos químicos, las condiciones reinantes en las regiones densas del interior de las galaxias podrían haber provocado el nacimiento de agujeros negros con masas comprendidas entre 100.000 y un millón de masas solares. Después estas «semillas» podrían haber crecido con rapidez mientras la galaxia se agrupaba y la gravedad atraía materia fría del universo circundante. Por tanto, la relación entre una galaxia y su agujero negro supermasivo tal vez pueda describirse como «simbiótica».

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados