Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 2013
Psicología

La sabiduría de los psicópatas

Podemos aprender mucho de los psicópatas. Algunos aspectos de su personalidad e intelecto resultan, a menudo, marcas distintivas del éxito.

TIM BOWER

En síntesis

Los rasgos psicopáticos pueden aparecer en distinto grado en cada individuo. Es el nivel y la combinación en la que se presentan lo que determina si se trata o no de una psicopatía patológica.

Estos atributos pueden ser de utilidad a la hora de desempeñar determinadas profesiones. Su adecuada graduación puede conferir una ventaja en la realización de ciertas actividades sin suponer una carga social.

Algunos de los rasgos comunes en los asesinos en serie psicopáticos, como los aires de grandeza, la capacidad de persuasión, el encanto superficial, la crueldad, la falta de remordimientos y la manipulación de los demás, los comparten también políticos y líderes mundiales. Individuos que se lanzan a la carrera, no para huir de la policía, sino por un puesto político. Este perfil permite a quienes poseen estos rasgos hacer lo que quieran y cuando quieran, sin inmutarse en lo más mínimo por las consecuencias sociales, morales y legales de sus acciones.

Si usted, por ejemplo, nació con buena estrella y tiene un poder sobre la mente humana como el de la Luna sobre los mares, podría ordenar el genocidio de 100.000 kurdos y arrastrarse hasta la horca con tal arcana obstinación como para provocar, incluso entre sus más firmes detractores, un perverso y mudo respeto.

«No tenga miedo, doctor», dijo Saddam Hussein en el patíbulo, momentos antes de su ejecución. «Esto es para hombres.»

Si es usted violento y malicioso como el «Hannibal Lecter» de la vida real, Robert Maudsley, podría tomar como rehén a su compañero de celda, aplastarle el cráneo y degustar sus sesos con una cuchara con tanta indiferencia como si tomara un huevo pasado por agua. (Por cierto, Maudsley ha estado encerrado en confinamiento solitario en una jaula a prueba de balas en el sótano de la prisión de Wakefield, en Inglaterra, durante los últimos 30 años.)

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.