Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Abril 2013Nº 439
Panorama

Biotecnología

Proteómica dirigida

El análisis dirigido de proteomas, básico en la investigación biológica, ha ganado el título de método del año 2012. Se presenta aquí una visión general de las técnicas de espectrometría de masas empleadas con este fin.

Menear

El análisis de proteomas puede llevarse a cabo mediante diversas técnicas, pero podría decirse que la más potente es la espectrometría de masas. Para estudiar proteomas hay dos estrategias fundamentales basadas en la espectrometría de masas: la identificación basada en una estrategia de exploración (o descubrimiento) y la cuantificación dirigida.

Descubrir o monitorizar
La estrategia de descubrimiento se usa habitualmente con el objetivo de identificar tantas proteínas como sea posible. En cambio, en un experimento de proteómica dirigida, el objetivo consiste en monitorizar con una alta sensibilidad, reproducibilidad y precisión cuantitativa unas pocas proteínas de interés.

En ambas estrategias, las proteínas se extraen de la muestra mediante métodos bioquímicos; a continuación, se usa una proteasa que corta las proteínas por determinados aminoácidos y se obtienen péptidos. Los péptidos así generados se analizan por cromatografía líquida acoplada a espectrometría de masas mediante ionización por electronebulización. El espectrómetro de masas determina la razón masa/carga de los iones peptídicos

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados