Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2015
Sistema solar

La mugre marrón de Europa

Una sustancia oscura observada en la superficie del satélite joviano sugiere la existencia de un mar salado.

Grietas y crestas de color oscuro en la superficie de Europa. [CORTESÍA DE LA NASA, JPL-CALTECH E INSTITUTO SETI]

Hace tiempo que los expertos creen que Europa, la luna de Júpiter, podría albergar vida en sus océanos subsuperficiales. Pero otro de los secretos de este mundo helado se encuentra bien a la vista: la misteriosa «mugre marrón» que rellena buena parte de las fisuras y cráteres que surcan la superficie. «Ese es nuestro mejor término para denominarla: mugre marrón (brown gunk)», señala Curt Niebur, de la NASA. En un congreso reciente, el experto argumentó que lo más probable era que esa sustancia desconocida hubiese llegado a la superficie del satélite mediante erupciones de agua procedente de las profundidades. «Si averiguásemos qué es, sabríamos qué hay en los océanos de Europa», apunta el investigador. Así pues, conocer la composición de la mugre marrón resultaría de gran ayuda para evaluar la posibilidad de que Europa albergue vida.

Ahora, Kevin Hand y Robert Carlson, planetólogos de la NASA, parece que han dado con una pista: la misteriosa sustancia bien podría ser sal, idéntica a la de los océanos terrestres pero «cocinada» por la radiación. Los investigadores llegaron a esa conclusión tras simular el duro entorno del satélite joviano en el laboratorio. Al introducir sal común en una cámara de vacío criogénica bañada con haces de electrones, observaron que las muestras tomaban un color pardoamarillento y desarrollaban rasgos espectroscópicos similares a los observados en la mugre marrón de Europa. Los resultados del trabajo aparecieron publicados el pasado mes de mayo en Geophysical Research Letters.

Si la enigmática sustancia resultase ser sal irradiada, ello significaría que el océano subsuperficial de Europa se encuentra, al igual que el de la Tierra, en contacto directo con la roca y enriquecido con minerales potencialmente útiles para la vida. En el experimento, la sal se tornaba más oscura cuanto más tiempo permanecía expuesta a las condiciones de la cámara. Esta propiedad podría ayudar a localizar las zonas de Europa en que el agua emerge a la superficie, ya que en ellas la mugre marrón presentaría una tonalidad más clara. En todo caso, no falta mucho para que la NASA comience a explorar el satélite: la pasada primavera, la agencia anunció que planea enviar una misión para la década de 2020.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.