Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2015
Etnobotánica

Los beneficios del conocimiento tradicional sobre las plantas

Un estudio sobre dos grupos étnicos balcánicos demuestra que el conocimiento tradicional sobre los recursos vegetales locales ayuda a sobrellevar los períodos de escasez y promueve la conservación de la biodiversidad.

La rosa silvestre (Rosa canina L.) es utilizada por goranis y albanos, los dos grupos étnicos balcánicos estudiados. [ThinkstockPhoto/BZH22]

Para que los distintos grupos humanos puedan seguir explotando de forma sostenible los ecosistemas que habitan, es esencial comprender el modo en que obtienen, manejan y perciben sus recursos locales. El estudio de estas complejas interacciones entre las personas y las plantas es el objetivo de la etnobotánica, una disciplina integradora multidisciplinar que se basa principalmente en métodos tomados de la botánica y la antropología.

La mayoría de las investigaciones en etnobotánica demuestran que el conocimiento tradicional sobre los recursos alimentarios y medicinales locales está sufriendo un declive alarmante. Este fenómeno resulta especialmente acuciante en Europa. Sin embargo, en un artículo publicado en Nature Plants, Cassandra L. Quave, de la Universidad Emory (EE.UU.), y Andrea Pieroni, de la italiana Universidad de Ciencias Gastronómicas, sugieren que las plantas silvestres siguen desempeñando un papel muy importante para las comunidades nativas de las montañas de Kukës, una de las regiones más pobres de Albania. Sus resultados también demuestran que la conservación del conocimiento tradicional se halla íntimamente ligada a la de la biodiversidad.

Las montañas de Kukës se encuentran en los Balcanes, una región de gran diversidad cultural y biológica que ha sufrido drásticos cambios políticos y económicos en las tres últimas décadas. Quave y Pieroni han estudiado comunidades rurales de dos grupos étnicos islámicos, con una cultura y lengua diferentes (goranis y albanos), que, si bien comparten un mismo ambiente y han sufrido condiciones económicas similares, se han mantenido bastante aislados entre sí. Los dos grupos usan las plantas silvestres de manera distinta, por lo que su estudio permite analizar la influencia de los factores culturales sobre las prácticas médicas y alimentarias, y finalmente sobre la propia supervivencia de las etnias.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.