Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Los anfibios y la contaminación química

Ciertos compuestos podrían estar contribuyendo al declive global de estos vertebrados mediante la alteración de su crecimiento, desarrollo y supervivencia.

El vertido de aguas de desecho constituye una de las principales fuentes de contaminación química, que contribuye a una drástica disminución de la viabilidad de anfibios en fase embrionaria, larvaria o terrestre. La fotografía corresponde a un curso de agua contaminado de la cuenca del río Segura (Murcia). [Andrés Egea Serrano]

La emisión al medio natural de metales pesados, contaminantes orgánicos, pesticidas y otras sustancias tóxicas ha contribuido a modificar los ciclos del nitrógeno, el carbono, el fósforo y el agua. Al propio tiempo, estas sustancias presentan una potente actividad biológica que afecta a las especies vulnerables. La contaminación química constituye, pues, una de las principales amenazas actuales para la biodiversidad. Ello es cierto también para los anfibios, considerados el grupo de vertebrados más amenazado.

En el año 2000, Jeff. E. Houlahan, del Instituto de Biología Ottawa-Carleton de la Universidad de Ottawa, y sus colaboradores publicaron en Nature un trabajo que demostraba la regresión de 936 poblaciones de anfibios de todo el mundo durante las últimas décadas. En 2010, un estudio publicado en Science, dirigido por Michael Hoffmann, de la Comisión de supervivencia de especies de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), constató la evolución negativa del estatus de conservación de numerosas especies. La investigación se centró en datos correspondientes a 25.780 especies de la Lista Roja de la IUCN. En principio, una quinta parte de estas pertenecía a la categoría «Amenazadas». Sin embargo, detectaron que esta proporción iba en aumento: en promedio, 52 especies de mamíferos, aves y anfibios ascendían cada año una posición en la clasificación hacia la extinción —y eso a pesar de los esfuerzos de conservación.

Ante la gravedad de la situación, en las últimas décadas ha aumentado notablemente el número de investigaciones acerca del impacto de diversos compuestos sobre los anfibios. Estos estudios han revelado que los contaminantes producen efectos letales en este grupo de vertebrados, así como una gran variedad de efectos subletales, es decir, cambios que alteran los procesos fisiológicos, de crecimiento, desarrollo o comportamiento, pero que no conducen a la muerte. Por ejemplo, se ha observado que la exposición de larvas de la rana común (Pelophylax perezi) a compuestos nitrogenados puede incrementar la mortalidad larvaria o el número de ejemplares malformados, reducir su tamaño, acelerar el desarrollo embrionario o conducir a cambios en los niveles de actividad.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.