Presentación

Por muchos que sean los obstáculos para una producción práctica de pilas de combustible, la continua investigación y los aciertos de la ingeniería pudieran llegar a hacerlas populares.

El físico británico William R. Grove demostró en 1839 que la unión electroquímica del hidrógeno y el oxígeno genera electricidad. Pero las pilas de combustible basadas en esta idea apenas fueron rarezas de laboratorio durante más de un siglo, hasta que en los años sesenta la nasa comenzó a producir versiones ligeras —y caras— para el suministro de energía eléctrica de los vehículos espaciales. Esta técnica, de funcionamiento limpio y silencioso, sería ideal para multitud de aplicaciones actuales, como los teléfonos móviles, los ordenadores portátiles, los automóviles y los generadores de uso doméstico.

Pero quedan por superar numerosos obstáculos. En primer lugar están los relativos al propio combustible. El hidrógeno líquido, que alberga una gran energía, tiene que almacenarse a temperaturas prohibitivas, apenas superiores al cero absoluto. Hay abundante hidrógeno en el metanol, que es líquido a temperatura ambiente, pero su extracción exige una embarazosa conversión química, con el frecuente concurso de costosos catalizadores de platino. Circunstancias como éstas complican el proyecto básico de las pilas de combustible, a las que muchas veces han de incorporarse complicados subsistemas.

Son varios los grupos investigadores de todo el mundo que se esfuerzan impertérritos por afinar esta técnica hasta llevarla al terreno práctico. Se ha conseguido así reducir en más de un 30 por ciento las necesidades de platino de cierto tipo de pila. Diversos especialistas nos describen a continuación el estado actual de este tipo de generadores en tres campos distintos: la locomoción, en la que es difícil derrotar a los motores de explosión; las aplicaciones fijas, hoy más centradas en los pequeños equipos domésticos que en los generadores de grandes potencias para las redes eléctricas; por último, la electrónica portátil, en la que las pilas de combustible miniaturizadas podrían sustituir a las baterías recargables.

Puedes obtener el artículo en...

Otros artículos del informe especial «El futuro de las pilas de combustible»

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.