Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Julio 2007Nº 370

Mecánica cuántica

Un borrador cuántico doméstico

Podemos realizar en el hogar un experimento donde se ponga de manifiesto uno de los efectos más extraños de la mecánica cuántica. El material necesario se obtiene con facilidad.

Menear

La mecánica cuántica se significa por la radical extrañeza del mundo que describe. Infringe nociones de sentido común que constituyen la esencia misma de nuestra percepción normal de la realidad: permite la coexistencia de alternativas que se contradicen —un cuerpo puede tomar al mismo tiempo dos rutas diferentes—; veda que los cuerpos tengan al mismo tiempo posiciones y velocidades definidas con exactitud; somete a los objetos y acontecimientos que observamos a una aleatoriedad imposible de erradicar, que nada tiene que ver con las imperfecciones del instrumental o de nuestra vista.

Ha sido barrido el mundo fiable, ese mundo donde los átomos y partículas "se portan rectamente" y se mueven como bolas de billar sobre el paño verde de la realidad. Los átomos y las partículas atómicas se comportan (en ocasiones) como si fueran ondas, se dispersan por una región y forman, al entrecruzarse, patrones de interferencia.

Puede conseguir el artículo en: