Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 1987
Genética

Recombinación genética

Antes de reproducirse, los organismos suelen reorganizar su información genética. Los cromosomas intercambian fragmentos mediante un proceso de recombinación cuyos entresijos moleculares empiezan ahora a desentrañarse.

Para reproducirse con éxito, los seres vivos deben transmitir a la descendencia una copia fiel de su información genética. Curiosamente, la pauta fundamental de reproducción prevé que, antes de transmitirse, parte de esa información se baraje entre los recipientes que la albergan, los cromosomas: enormes moléculas de ADN bicatenario que contienen la información genética cifrada en una secuencia de subunidades químicas denominadas nucleótidos. Al proceso de mezcla, o reorganización, se le denomina recombinación genética.

Mucho antes de que, en 1953, James Watson y Francis H. C. Crick describieran la arquitectura molecular de la herencia, la doble hélice de ADN, se sabía ya que los genes, las unidades de información genética, no siempre «viajan» acompañados en su vecindad por las mismas secuencias. Así, por ejemplo, dos caracteres asociados a un mismo cromosoma en un individuo pueden aparecer en cromosomas distintos en sus descendientes. La frecuencia con la que dos genes cualesquiera de un cromosoma se transmiten juntos constituye una medida de su proximidad física: cuanto más cercanos estén, tanto mayor será la probabilidad de que se transmitan juntos.

Sin la base conceptual aportada por Watson y Crick carecía de sentido plantearse el mecanismo exacto por el que se lleva a cabo la reorganización de la información genética. Tres décadas después, las investigaciones realizadas con virus y bacterias, los organismos más sencillos, han revelado parte de los elegantes y complejos mecanismos que intervienen en el proceso de la recombinación.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.