Ingeniería informática

Limitaciones del soporte lógico

Al no poseer una fiabilidad absoluta, la función del ordenador podría verse limitada en sistemas cuya seguridad dependa de un soporte lógico.

Raro es quien no ha sufrido algún error informático, ya sea una factura indebidamente cargada o la destrucción del trabajo de todo un día por culpa de un fallo misterioso en el ordenador. Tales inconvenientes, no pocas veces provocados por deficiencias —"chinches", en la jerga— de los programas no pasan de ser tropiezos triviales si se comparan con las consecuencias que pueden alcanzar los fallos informáticos en sistemas críticos. Fue un fallo de programación lo que incapacitó al sistema de misiles Patriot para el seguimiento e interceptación del Scud iraquí que costó la vida a 28 soldados estadounidenses durante la guerra del Golfo. A decir verdad, las deficiencias y averías de los logicales son, por lo común, mucho más insidiosas y difíciles de resolver que los defectos materiales de los equipos.

Nacen tales problemas de la complejidad de las tareas a realizar, que multiplica la probabilidad de persistencia de errores de diseño y posibilita que lleguen a manifestarse en el producto definitivo. La ingeniería tradicional ha dado pasos gigantescos hacia la comprensión y control de las averías materiales. Es cierto que aparecen en ocasiones deficiencias de diseño en equipos sin relación con la informática, pero su relativa simplicidad hace que la fiabilidad del diseño revista menor gravedad que en la confección de programas informáticos. Las preocupaciones aquí expresadas van mucho más allá de exóticos productos militares o aeroespaciales. Se les está encomendando a complejos programas el control de funciones críticas en equipos o sistemas de la vida corriente, caso de los sistemas de frenado sin bloqueo (ABS) de los automóviles, o de la dirección en los de guiado en las cuatro ruedas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.