Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2005
Antropología

La aparición de la mente moderna

Ciertos hallazgos polémicos señalan que las raíces de nuestra inteligencia son mucho más profundas en el tiempo de lo que se pensaba.

RANDY HARRIS

En síntesis

Creíase que la mente moderna se había adquirido en un proceso rápido y en fecha reciente. Solía remontarse ese episodio unos 50.000 años atrás, es decir, transcurridos más de 100.000 años desde la aparición de Homo sapiens.

Ciertos descubrimientos en África señalan que muchos de los elementos propios del comportamiento humano moderno hunden sus raíces en épocas todavía más remotas.

Los nuevos hallazgos sugieren que nuestra especie contaba con una inteligencia semejante a la nuestra desde el momento de su aparición, pero que explotó su creatividad solo cuando hacerlo supuso una ventaja evolutiva.

H. sapiens quizá no sea el único homínido dotado de capacidades cognitivas avanzadas. Algunos restos arqueológicos indican que los neandertales poseían parejas cualidades.

Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Christopher Henshilwood, arqueólogo de la Universidad de Bergen, saca de una pequeña bolsa de plástico una cartulina azul; en ella están fijadas, en tres filas, 19 conchas de caracol de tamaño similar al de un grano de maíz. A primera vista, parecen unas simples conchas de molusco, erosionadas por el paso del tiempo y sin ningún interés especial. Para el experto, en cambio, tienen más valor que cualquier pieza de alta joyería.

Las conchas se hallaron en la cueva de Blombos, a 240 kilómetros al este de Ciudad del Cabo. Tienen todas el mismo tamaño; presentan un orificio en el mismo lugar, en la zona opuesta a la abertura. Según Henshilwood, los humanos de hace 75.000 años las recogieron y perforaron para fabricar un colgante de cuentas brillantes - la versión primitiva de un collar de perlas. Si ello fuera cierto, estas humildes conchas se convertirían en el adorno personal más antiguo hallado hasta la fecha, una verdadera joya de la historia de la humanidad. Además, demostrarían que nuestros antepasados empezaron a desarrollar el simbolismo mucho antes de lo que se pensaba.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.