Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La depredación de semillas

Un servicio del ecosistema para el manejo biológico de las "malas hierbas" en los cultivos herbáceos.
© iStockphoto/toniton (ángeles); © iStockphoto/milos luzanin (alfiler)
Los sistemas agrícolas son ecosistemas --sistemas vivos, pues-- en los que las especies se relacionan entre sí y con el medio, regulándose y equilibrándose. Sin embargo, la intensificación de la agricultura ha eliminado muchas de sus interacciones y funciones, y las ha sustituido por insumos externos, sean productos fitosanitarios, sean abonos sintéticos, con el objetivo de maximizar un solo componente, el cultivo. No obstante, existen aún multitud de plantas y organismos que han coevolucionado con los cultivos a lo largo de la historia y siguen cumpliendo, en algunos casos, esas funciones; tal diversidad recibe el nombre de "biodiversidad funcional".
Dentro de ese grupo se encuentran los "depredadores de semillas", organismos cuya alimentación se basa principalmente en semillas. Destacan especies tan distintas como las hormigas granívoras (de los géneros Messor o Pogonomyrmex, por ejemplo), algunos escarabajos (coleópteros Carabidae, así el género Harpalus), algunas especies de grillos (entre ellas Gryllus pennsylvanicus), pequeños roedores (como Mus spretus) y pájaros. Todas estas especies desempeñan una importante función en la regulación de los procesos demográficos de las malas hierbas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.