Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Mayo 2009Nº 392

Geología

Origen del fondo submarino

Las profundas cuencas oceánicas están tapizadas por lava solidificada procedente de volcanes submarinos. Empieza a comprenderse el modo en que toda esa lava alcanza el lecho oceánico.

Menear

En las oscuras y frías profundidades oceánicas se producen, apenas advertidas, el 85 por ciento de las erupciones volcánicas de la Tierra. Aunque oculto, el fenómeno reviste suma importancia: los volcanes submarinos generan los sólidos contrafuertes de los océanos del planeta, placas de roca de siete kilómetros de espesor.

A principios del decenio de los sesenta, la geofísica empezó a plantearse el ardiente origen del fondo marino, la corteza oceánica. Los sonares revelaron que los volcanes submarinos formaban cadenas montañosas, sin solución de continuidad casi, a lo largo de todo el globo, distribuidas cual costuras de una pelota de béisbol. Más tarde, los esfuerzos se centraron en explicar qué era lo que alimentaba esas cadenas de montañas eruptivas o dorsales oceánicas. Las teorías principales sugerían que, dado que la corteza oceánica se alejaba de las dorsales, el material caliente del interior rocoso de la Tierra debía ascender para rellenar el vacío resultante. Sin embargo, el origen exacto de la lava y el modo en que ésta viaja hasta la superficie han sido un misterio durante largo tiempo.

Puede conseguir el artículo en: