La computadora del historiador del arte

Algunos problemas planteados por antiguas obras de arte se desvanecen ante los análisis históricos y las investigaciones electrónicas.

Hace ocho años, Gerald Holzmann y yo pusimos a prueba un programa para someter las imágenes a reflexiones especulares, cambios de escala y yuxtaposiciones. Con anterioridad había examinado ya a fondo muchas imágenes, entre ellas el autorretrato de Leonardo da Vinci y su Monna Lisa. Las dos caras están representadas en vistas de tres cuartos, pero miran en sentido opuesto. Reflejamos especularmente el autorretrato y cambiamos la escala de las dos imágenes de suerte que, en ambas, fuese igual la distancia interpupilar. Partimos entonces las imágenes en dos y alineamos la punta de la nariz antes de yuxtaponer ambas mitades.

A medida que la imagen compuesta se iba formando pantalla abajo, se fundían las líneas del cabello; frente y arcos superciliares mostraban un extraordinario parecido. Cuando surgieron los ojos, las pupilas se situaron a una misma altura; por último, los pómulos, la nariz y la boca casaron también con precisión.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.