Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2008
Salud pública

Causalidad y epidemiología

La combinación del pensamiento poblacional con la comparación de grupos de personas permite extraer inferencias causales cuando no pueden deducirse por otra vía. Es imprescindible cuando la exposición a la causa no se puede controlar mediante la experimentación.

Los epidemiólogos se especializan en identificar las causas de los estados de salud. Las principales herramientas de que disponen para la adquisición de nuevos conocimientos son la comparación de grupos de personas y el "pensamiento poblacional", es decir, el razonamiento centrado en poblaciones.

Un conjunto de conceptos desarrollados y depurados a lo largo de la historia sustancia ese pensamiento poblacional. Nos referimos en especial a las nociones de riesgo, prevalencia, incidencia y tasa. Llamamos riesgo a la probabilidad de desarrollar un estado de salud (bueno o malo) durante un período de tiempo definido. Por prevalencia se entiende el número de personas que, en un momento determinado, padecen la enfermedad de interés dividido por el número de individuos de que conste la población estudiada. En cambio, la incidencia consiste en el número de nuevos casos de una enfermedad en una población en un período de tiempo. La incidencia dividida por la población no enferma da la tasa de incidencia, que es una de las medidas del riesgo.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.