Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2008
Física

Luz con momento angular orbital

Los fotones tienen un tipo de momento angular capaz de guiar, atrapar y rotar átomos y partículas ultrafríos.
A temperatura ambiente, los átomos se mueven al azar, con una velocidad media de más de 1600 kilómetros por hora. Para estudiarlos, hay que frenarlos. Condensar nubes de gas llenas de átomos no resuelve el problema: los átomos quedan entonces demasiado empaquetados e interactúan con intensidad tal, que se hace imposible investigar con facilidad sus propiedades individuales. Hay que frenar los átomos, pero manteniendo baja su densidad.
Se puede lograr enfriando los átomos. Los láseres ofrecen una manera eficaz de reducir la temperatura atómica. La luz ejerce fuerzas mecánicas sobre los átomos, en particular de dos maneras: la fuerza de dispersión (o de colisión) y la fuerza dipolar óptica. En 1933 Otto R. Frisch realizó los primeros experimentos relacionados con la fuerza de dispersión. Demostró que la presión de radiación de la luz de una lámpara de sodio desviaba un haz de átomos de sodio. En términos generales, la fuerza de dispersión (y la correspondiente presión de la luz) viene de que los fotones "golpeen" los átomos, con lo que les cambian el momento conforme a un efecto descrito por Einstein en 1917.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.