Los niños del fusil

¿Cómo se convierte a un niño en un asesino? Grupos armados de todo el mundo han adoptado una costumbre siniestra: arrebatan niños a sus familias, los someten a vejaciones y los "ascienden" a combatientes.
Para los jefes militares de algunos de los países más pobres del mundo, no hay estrategia cabal sin niños. Son más ágiles, se les manipula mejor que a los soldados adultos y cuesta menos sacrificarlos. Pueden montar guardia en controles peligrosos, rastrear minas e infiltrarse en las líneas enemigas. Y es posible sacarles del cuerpo su tendencia natural al compañerismo.
Nos gustaría creer que estas situaciones son raras, aisladas, pero no es así. Cada día, fuerzas armadas secuestran y reclutan niños en los cuatro puntos cardinales. Se calcula que 300.000 niños toman parte en 36 conflictos abiertos (o recién concluidos) en Asia, Europa, Africa, América Central, América del Sur y la ex Unión Soviética. Alrededor del 80 por ciento de los soldados rebeldes de Sierra Leona tienen entre 7 y 14 años. En la guerra civil de Liberia, de 1989 a 1997, entraron en combate niños de 7 años. En las hostilidades camboyanas, que acabaron, oficialmente, a principios de los años ochenta, un quinto de los soldados heridos tenía entre 10 y 14 años.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Otros artículos del informe especial «Un nuevo tipo de guerra»

Heridas invisibles

    • Richard F. Mollica

La plaga de las armas portátiles

    • Jeffrey Boutwell
    • Michael T. Klare

El coste humano de la guerra

    • W. C. Clemens Jr.
    • J. David Singer

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.